Los dividendos de Nicanor

Posted on Actualizado enn

Eugenio Prieto 150426
Vivimos en democracia. Nuestro sistema nos hace a todos, Estado, empresa y sociedad civil, coparticipes, responsables de la construcción de lo público, de los bienes sociales y los beneficios de la vida en sociedad. En este contexto, libertad de expresión y libertad de empresa se erigen como valores fundamentales del sistema social y jurídico colombiano. Gracias a estas libertades, entre Estado, empresa y ciudadanía, existen relaciones coherentes de colaboración y mutuo apoyo, que a lo largo de la historia le dan legitimidad a la institucionalidad del país y garantizan convivencia entre los principales actores sociales.

En nuestro territorio -Medellín y Antioquia-, hay una larga tradición de colaboración público-privada-empresarial. Entre innumerables ejercicios, valga destacar el impulso dado por la Sociedad de Mejoras Públicas al desarrollo urbanístico de Medellín y sus planes estratégicos; la ruta que marca la Asociación Nacional de Industriales en soluciones innovadoras para la convivencia obrero-patronal con la promoción del subsidio familiar y la creación de las cajas de compensación familiar y poder contar con asociaciones de empresarios como Proantioquia, ejemplo de colaboración con el sector público, promotora de valiosas iniciativas de impacto social.

“Precisamente en Medellín y en Antioquia, hemos visto florecer nuevas realidades, en parte gracias a la capacidad que hemos desarrollado de trabajar en forma articulada entre los sectores público y privado, con alianzas que han impulsado una relación productiva y constructiva, y en las cuales Proantioquia, a lo largo de 40 años, ha sido un interlocutor”, así lo expresó el presidente del Consejo Directivo de Proantioquia, David Bojanini, en el sentido homenaje a uno de los más grandes empresarios de Colombia; formador de formadores de empresarios con visión social; promotor y defensor de la paz, de la sociedad anónima y de la construcción colectiva de lo público-privado y la sociedad civil, Nicanor Restrepo Santa María.

Tal vez como lo concibiera el mismo Nicanor Restrepo, sin soberbia pero con claridad, en esa escuela de responsabilidad social que forjó, los empresarios antioqueños ni son indiferentes ni son convidados de piedra en lo político, en lo económico y en lo social. Su responsabilidad y compromiso con el estudio de los problemas de nuestros territorios y su visión de sociedad, les brinda legitimidad permanente para proponer y construir una visión conjunta de desarrollo humano integral, incluyente, democrático y clamar por un acuerdo de paz duradero, sostenible.

Muchas son las utilidades económicas y sociales de un hombre de la dimensión humana de Nicanor Restrepo Santa María, pero estos son sin duda uno de sus más importantes dividendos para nuestra sociedad. Una escuela de responsabilidad social empresarial que en Antioquia contribuye en la mayor comprensión y articulación de las relaciones público-privadas; estimula proyectos de bienestar social, educación, cultura y generación de empleo de alto impacto en nuestros territorios; moviliza opinión pública en favor de las grandes causas del desarrollo, y sus líderes y voceros son aliados incondicionales de los buenos gobiernos, porque son capaces de vencer resistencias y allanar diferencias en aras de la defensa de lo público y del bien común.

Así lo hizo siempre el magnífico dirigente empresarial y consejero de todas las horas Nicanor Restrepo Santa María, sin egoísmos, sin cálculos y sin reservas. Con el recuerdo a su obra imborrable, le rendimos homenaje de gratitud perenne, -desde lo personal a quien siempre me tendió su mano amiga, en especial cuando asumí la Gobernación de Antioquia- y con él, a la responsabilidad y sentido solidario de los empresarios de Antioquia, a quienes representó en los escenarios nacionales e internacionales y a quienes deja el legado de su vocación democrática y pacifista, su opción por el diálogo y su apego a la solución negociada de los conflictos como camino seguro para alcanzar la paz en Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s