Salvar vidas, máximo reto de la Ansv

Posted on

La accidentalidad sigue siendo un problema crítico en Colombia. Entre 2005 y 2013 fallecieron 51.882 personas y otras 367.501 sufrieron lesiones en accidentes de tránsito. En 2013 se registraron 1.1 % más víctimas mortales y el número de lesionados creció 6.9 % con respecto al año 2012. El problema es de tal gravedad que según un estudio financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo -BID, los daños derivados de los accidentes de tránsito le cuestan al país USD 11.370  millones al año, es decir, 22 billones de pesos, cerca del 10 % del presupuesto anual para 2014 y el equivalente al doble del presupuesto de inversión en los sistemas de transporte masivo del país.

Estas estremecedoras cifras indican que hay poco lugar para la inacción y que la ejecución de políticas efectivas en contra de la accidentalidad, no da espera. Una de las grandes razones de la alta accidentalidad en Colombia, es la debilidad institucional, la falta de políticas y la ausencia de rectoría de las mismas y de actividades de inspección, control y vigilancia. En 2011 concertamos con el Gobierno del presidente Santos, la declaración de la seguridad vial como una política de Estado y su inclusión en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014.  El Ministerio de Transporte presentó el primer Plan Nacional de Seguridad Vial en la historia del país, que planteaba metas ambiciosas en reducción de tasas de accidentalidad y un número importante de acciones, que como lo advertimos en su momento, lamentablemente no estaban correctamente enfocadas en la generación de impactos positivos en la accidentalidad.

El Gobierno Nacional atendió nuestras recomendaciones de la época y no sólo reformuló el Plan Nacional de Seguridad Vial 2011-2016 –Pnsv, sino que también con el Congreso se trabajó conjunta y activamente por la expedición de la Ley 1702/13, mediante la cual creamos la Agencia Nacional de Seguridad Vial -Ansv, como entidad autónoma y especializada, responsable de liderar la planificación y ejecución de la política de seguridad vial en Colombia y la labor de reducir efectivamente las cifras de accidentalidad en el país y por tanto, las miles de muertes y lesionados por esta causa.

En tal sentido, compartimos integralmente los planteamientos expresados la semana anterior en el VIII Seminario Internacional de Seguridad Vial por el profesor Fred Wegman, al destacar que una agencia líder no produce resultados per sé, que es necesario dotarla de ciertas características que conviertan su trabajo en resultados positivos en las cifras de accidentalidad: (i) Su gestión debe estar sujeta a rendición de cuentas (accountability), (ii) Su autoridad debe ser reconocida por todos los organismos del Estado involucrados en la seguridad vial, (iii) Debe garantizarse la existencia de recursos económicos que le permitan contar con capacidad técnica, (iv) El rol de coordinación debe ejercerlo entre entidades del gobierno central, entidades territoriales y todos los grupos de interés, (v) Deber tener la capacidad de generar, procesar y analizar cifras de accidentalidad con fuente diferente a los cuerpos policiales y en virtud de ello, monitorear y evaluar su gestión enfocada en resultados.

Reiteramos que coincidimos con cada uno de los planteamientos de este experto holandés, reconocido a nivel mundial por su conocimiento y aportes a la seguridad vial, y complementamos con la necesidad de que la Ansv logre atraer los mejores profesionales del sector para conformarse como un organismo técnico e independiente y bajo la dirección de un profesional de las más altas calidades, que tenga el reconocimiento necesario y liderazgo político para coordinar y convocar a ministros, gobernadores, alcaldes, otras autoridades, sociedad civil y demás actores en torno a la seguridad vial.

La creación de la Ansv ha generado grandes expectativas en el sector por la efectividad que se espera de su labor, aun considerando las dificultades que tendrá al haberse conformado como un órgano articulador. Ratificamos la importancia del papel que jugará la Ansv en los próximos años y la necesidad de contar con todo el compromiso político para su buen funcionamiento y a la posibilidad real de encontrar el punto de inflexión, la curva descendente de las cifras de la alta accidentalidad y decir con esperanza, que el trabajo con voluntad, planificado y articulado, con los instrumentos adecuados rinde sus frutos y nos permite salvar vidas en Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s