El acuerdo por la educación superior 2034

Posted on

“Aprender implica estar en capacidad de hacer un alto en el camino, reorganizar el viaje, corregir el rumbo y avanzar en la dirección correcta”. Así comenzó su intervención el pasado lunes 4 de agosto la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, al presentar con el Consejo Nacional de Educación Superior -Cesu-, la propuesta de política pública para la educación superior o Acuerdo por lo Superior 2034.

Construida mediante la realización de encuentros y foros en todo el país en un proceso abierto, participativo y deliberativo que involucró mandatarios regionales y locales, secretarios de educación, rectores, estudiantes, padres de familia, profesores, investigadores, académicos, empresarios, y comunidad en general, la propuesta es un claro ejemplo de que la formulación de toda política pública en general debe basarse en un proyecto democrático de construcción participativa del colectivo social, abierto a todas las fuerzas de la sociedad que de una u otra forma estén involucradas o comprometidas con el cambio que se requiere, le permite al llegar al país a acuerdos y consensos sobre la ruta a recorrer en los próximos 20 años. -Ojalá para avanzar en las reformas a la justicia, la salud, el desarrollo rural, la política, entre otros, pudiéramos seguir este ejemplo-.

La propuesta contiene diez ejes temáticos, cuatro de ellos claves en el éxito de la misma: la sostenibilidad financiera del sistema; la regionalización; la creación de una Superintendencia Nacional de Educación y la puesta en marcha de la Agencia Nacional de Calidad, y la creación de sólo dos tipos de formación: universitaria y técnica y tecnológica. Temas de gran trascendencia sobre los que profundizaré detenidamente en las siguientes semanas.

Una de las metas más ambiciosas pero necesaria en inclusión y equidad, es ampliar la tasa bruta de cobertura actual, del 44% al 84% en el 2034. Lo que significa incrementar la cobertura en más del 100% (40 puntos porcentuales en 20 años, 2 puntos promedio año). Este es un gran desafío que toda la sociedad colombiana debe acompañar, si tenemos en cuenta que en una década crecimos 10 puntos (1 punto promedio año). Si continuáramos a ese ritmo, nos demoraríamos entre 30 y 40 años en lograr tasas de cobertura como la de Chile por encima del 70% y Cuba que supera el 80%.

Si Colombia desea realmente ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -Ocde-, debe trabajar por mejorar sus indicadores en educación superior, por ejemplo, elevar el gasto público en educación como porcentaje del PIB, el cual se ha mantenido prácticamente constante en 0,96% en doce años (entre 2000 y 2012), en contraste con países como Finlandia (1,6%); Dinamarca (1,6%); Canadá (1,5%); Suecia (1,4%) y Francia (1,2%).

Como el propio Cesu lo afirma en la propuesta, para que el Acuerdo por lo Superior 2034 deje de ser un proyecto y se reconozca efectivamente como política pública que contenga las directrices orientadoras de la educación superior en Colombia, es necesario que ésta sea consolidada mediante su inclusión practica en la agenda gubernamental a través de su incorporación en los planes de desarrollo, en documentos Conpes y, de gran importancia, con garantía de financiación cierta. Compartimos la preocupación del Cesu, la solución al problema de acceso es estructural y sin duda, debe centrarse en el modelo de financiamiento.

El Presidente Santos es consciente de la necesidad de encontrar esa fuente cierta de recursos. En su discurso de posesión se comprometió a mejorar el acceso con la buena noticia de 400 mil nuevos cupos gratuitos para los mejores estudiantes de los estratos 1 y 2. Por primera vez en la historia, el presupuesto en educación será superior al de seguridad, $29 y $28 billones respectivamente. Reconocemos los enormes esfuerzos del Gobierno, aunque debemos avanzar hasta invertir por lo menos $40 ó $45 billones año, para alcanzar las metas.

Encontrar la fuente cierta de los recursos para garantizar acceso a una educación superior pertinente y con calidad, ha sido siempre una de nuestras luchas, por ello presenté la propuesta -hoy vigente pero temporal hasta el 2015-, de ampliar cobertura asignando a las instituciones de educación superior y universidades públicas un punto adicional del Impuesto de Renta a la Equidad -Cree-. Para buscar que este acertado mecanismo de financiación sea permanente -incluido por el Cesu en el Acuerdo por lo Superior 2034-, presenté el Proyecto de Ley 164/13, avalado por la bancada del Partido Liberal.

Con el Presidente Santos hacemos el alto en el camino, reorganizamos el viaje, corregimos el rumbo y avanzamos en la dirección correcta: “Una paz total no es posible si no hay equidad. Y la única forma de lograr equidad a largo plazo es tener una población bien educada”. “La meta de ser el país más educado de América Latina en el 2025 significa, entre muchos asuntos (…) que nuestras mentes más brillantes estudien y se queden en el país, y que las mentes más brillantes del mundo compitan por estudiar, vivir y trabajar en Colombia; que tengamos centros de formación técnica y tecnológica de tal calidad que las empresas se peleen por sus egresados; que formemos científicos, ingenieros y empresarios bilingües que compitan entre los mejores del mundo. Una nueva cultura de amor y pasión por el conocimiento”

2 comentarios sobre “El acuerdo por la educación superior 2034

    Duvan Monsalve escribió:
    08/10/2014 en 10:42 am

    Excelente la propiesta necesitamos q el estado amplíe su capacidad de educación y con calidad, que podando soñar con un mejor futuro

    Mejorando escribió:
    08/10/2014 en 10:43 am

    muy importante todo lo mencionado, pero se pasa por alto lo mas fundamental, una educación desde cuando? desde el hogar o desde la escuela, ¿que rol juegan los padres de familia en este proceso? universidad para corregir las deficiencias del colegio o universidad para especializarse en un tema específico? Colombia invierte e invierte pero no se da cuenta que utiliza un modelo educativo que no da resultados, señor Senador por favor verificar modelos educativos extranjeros, como el de Estados Unidos, Noruega y Finlandia… se darán cuenta que el problema no es de dinero o cobertura sino del enfoque con que se aborda el tema de la calidad. Dinero y Cobertura son temas de forma no de fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s