Los recursos del Estado de Emergencia

Posted on Actualizado enn

En nuestro artículo de la semana anterior: Estado de Emergencia, insistimos -como lo hemos hecho conjunta y unánimemente desde la Comisión Sexta y desde la Plenaria del Senado de la Republica-, en solicitarle al señor Presidente de la República, doctor Juan Manuel Santos Calderón, que ante la gravedad de la ola invernal que está afectando a más del 50% del país -dejando millones de damnificados; centenares de muertos y heridos; daños irreparables en grandes áreas de cultivos y de ganadería; aislamientos de municipios y territorios por destrucción y deterioro de vías troncales, secundarias y terciarias; la pérdida y daños de viviendas, estructuras escolares y centros de salud-, declarara el Estado de Emergencia establecido en el artículo 215 de la CP, que le permitiera al Gobierno, recurrir a recursos frescos no presupuestados, para mitigar y controlar esta grave situación de calamidad pública y avanzar en un proceso rápido de reconstrucción en todo el territorio nacional.

En un gesto de sensatez, ante la compleja y grave situación de desastre nacional, el pasado 7 de diciembre, el Señor Presidente de la Republica declaró el Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica que le entrega los instrumentos jurídicos para intervenir oportuna, estructural, articulada, interinstitucional e integralmente el problema y la facultad de dictar medidas urgentes que incidan en la mitigación, prevención, control y reconstrucción en el corto, mediano y largo plazo: “…la primera fase se dedicará a la atención humanitaria, es decir, a salvar vidas y a dar albergue y comida a las cerca de 330 mil familias que hoy lo están requiriendo. La segunda será una fase de rehabilitación para reparar las vías, escuelas, redes eléctricas y demás obras de infraestructura que puedan recuperarse. La tercera fase -que será la más grande y ambiciosa de todas-, será la de reconstrucción, que implica levantar de nuevo todo aquello que esté destruido o inservible”.

Es importante resaltar y valorar el anuncio del Señor Presidente de la República, de destinar $1 billón de pesos para atender esta calamidad pública y las amplias expresiones de solidaridad que se han dado a lo largo y ancho del territorio nacional, la de los países y organismos de cooperación que se han hecho presentes y la de todas las personas que de una u otra forma vienen aportando en la medida de sus capacidades para mitigar el problema, pero la magnitud del mismo, hace que los recursos y estas valiosas ayudas no sean suficientes. Se calcula que por los daños causados por la ola invernal, se requieren como mínimo $5 billones para atención inmediata a damnificados, prevención, readecuación de tierras, rehabilitación productiva y reconstrucción de infraestructura vial, educativa, de salud y vivienda, frente a los cuales, los recursos fiscales del Estado resultan insuficientes.

Por ello, a la hora de expedir los decretos con fuerza de ley, destinados a conjurar la crisis y a impedir la extensión de sus efectos, es necesario que el Gobierno calcule bien la magnitud de los recursos que se requieren y las fuentes para obtenerlos, para poder establecer en forma transitoria, nuevos tributos o modificar los existentes. Esta responsabilidad debe asumirse de manera equilibrada, lo que significa que estos recursos deben provenir de los diferentes sectores que por su dinámica económica tienen mayor capacidad de realizar este tipo de aportes a la sociedad para posibilitar una respuesta oportuna, eficiente y eficaz de la emergencia.

Por lo tanto, esperamos que el Gobierno busque los recursos en los sectores que hoy pueden hacer una contribución mayor. En este sentido coincidimos con algunos compañeros del Congreso, en propuestas como la del H. Representante Oscar Marín, de asignar un 10% de los recursos de la venta del 10%, de las acciones de Ecopetrol, es decir, alrededor de $1.5 billones o de la de H. Senadora Maritza Martínez, que en carta dirigida al Señor Presidente de la Republica, le solicitó, que sin perder la confianza inversionista, tratemos de proceder como lo hizo Chile, en la emergencia del terremoto del mes de febrero, que no dudó en “buscar mejorar su participación en la renta minera, en beneficio de sus nacionales más necesitados”, por ello propone: “…en forma transitoria, se grave las actividades de explotación hidrocarburifera y minera”, para aportarle a la emergencia, alrededor de $3 billones.

Es indiscutible la conveniencia, oportunidad y viabilidad de la declaratoria del Estado de Emergencia, porque de continuar la intensidad y frecuencia de las lluvias -como lo ha previsto el IDEAM-, posiblemente debamos lamentar más tragedias tan dolorosas como la de Bello, tan graves y delicadas como las que padecen millones de compatriotas en todo el país. Sabemos que propuestas como las que hoy presentamos, podrán cuestionarse desde los enfoques de crecimiento económico y rentabilidad de las industrias, pero se requiere de solidaridad y corresponsabilidad, para que todos aportemos equitativamente de alguna manera a la mitigación y solución del problema. Tal como lo señala la H. Senadora Martínez citando al Ministro de Minería de Chile: “…para desarrollar una industria no solo hace falta capital, reglas de juego claras y capital humano; también hace falta legitimidad social, derivada de una actividad económica justa, razonable y solidaria”.

2 comentarios sobre “Los recursos del Estado de Emergencia

    Francisco Franco escribió:
    12/12/2010 en 10:57 am

    Buen día,

    Creo al igual que usted, que es necesario garantizar prioritariamente los recursos necesarios para atender la emergencia; no obstante, bebemos buscar soluciones prudentes a la hora de disponer de sectores estructurares de nuestra economía, evitando dejar al país sin esta fuente de ingresos; en el caso de Ecopetrol, las acciones deben quedar en manos de los colombianos (pequeños accionistas).

    Francisco Franco

    luis german puerta sanchez escribió:
    12/15/2010 en 10:38 am

    Pocas veces me interesan las actuaciones de los parlamentarios, pero creame, he estado pendiente de su defensa de los INFIS, y lo felicito senador, en pereira tiene un amigo y una persona con la que se puede hablar de estos y muchos otros temas.

    Espero que no sea flor de verano y que por el contrario sea una causa liderada por usted, en la que somos muchos los interesados y preocupados, pero la intención debe ser su repercusión nacional.

    Luis Germán Puerta Sánchez
    c.c. 10.097.900 de Pereira
    Celular 3128026203

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s