Poder ciudadano

Posted on Actualizado enn

Llegó la hora de la verdadera encuesta. Hoy, los ciudadanos nos expresaremos en ejercicio pleno de nuestro poder soberano y de los derechos que nos garantiza nuestra Constitución Política. Hoy, todos tenemos posibilidad y capacidad para escoger el país en el que queremos vivir.

Un país que independiente de la persona que resulte elegida, requerirá de un gran consenso alrededor de temas fundamentales en seguridad y convivencia, en lo territorial, en lo económico, en lo ambiental, en lo social; un histórico acuerdo nacional sobre el país que queremos; ojalá un país justo, en el que la honestidad y la equidad sean los sueños cotidianos a construir. Llegamos al final de una campaña que los grandes medios de comunicación convirtieron en “una carrera de caballos” útil a sus intereses, favorecidos en tanto logren mantener a los consumidores de información atentos a sus espectáculos. La insistencia en impulsar las encuestas polarizó la opinión, pero también provocó que más ciudadanos acudieran a hablar de las elecciones, a promover a sus candidatos, incluso, a disfrutar del proceso. El hacer de las elecciones un tema cotidiano en la vida del país no ha significado, sin embargo, haber alcanzado un nivel deseable en evolución ciudadana, lo que no necesariamente merece las satanizaciones que empiezan a promover algunos puristas que desconocen los avances representados en esa explosión de ciudadanía a la que asistimos.

Quiero decir, es preferible un país en el que las gentes están hablando de política, preocupándose por las ejecuciones, programas y propuestas, promoviendo las candidaturas de su preferencia, así sea que muchos lo hagan por emociones y no por razones o por el tipo de sociedad que aspiran habitar. Esa ciudadanía colombiana de hoy, definitivamente distinta a la del pasado, nos llena de optimismo, así no sea exactamente el modelo responsable y participante en la democracia que anhelamos. Por ello, sea cual fuere la decisión individual de hoy, debemos avanzar como sociedad hacia ejercicios de ciudadanía cada vez más objetivos, responsables, autónomos e independientes.

No son lejanos los tiempos en los que muchas personas votaban en las elecciones, obedeciendo a los gamonales en decisiones que ni les interesaban ni entendían, porque a ellos les bastaba con dar una muestra de fidelidad a quienes en la vida cotidiana cumplían para ellos el papel de padres. De esa obediencia ciega al desencanto sólo mediaron las cortapisas de ley al poder de los mandamases locales para conseguir auxilios públicos. A la elección presionada les siguieron mecanismos de seducción a los ciudadanos para apoyar a quienes ofrecen favores o pagos directos por el voto. La ausencia de instrumentos para responder a las nuevas relaciones que se imponían con los ciudadanos se convirtió en limitante para los partidos.

Pasamos pues del ciudadano que obedecía ciegamente a quien consideraba superior en criterio o poder, al sujeto que no sólo dudó de su capacidad individual sino que envileció su derecho y su deber de opinar, de participar, su poder ciudadano, para convertirlo en mercancía a la venta de quienes están dispuestos a comprarla. Este proceso que derivó en la corrupción de partidos y electores y en presiones armadas, tuvo uno de sus peores momentos en las elecciones de alcaldes y gobernadores en el año 2007 y en las de Congreso del 2006 y de este año.

Quienes pensaron que los ciudadanos estaban dispuestos a aceptar todo atropello que maquinaran los corruptos, paradójicamente, se convirtieron en impulsores de la explosión ciudadana que protagoniza un importante salto en la vida democrática del país. Con la decisión de involucrarse en el proceso electoral, opinar sobre los candidatos y sus propuestas, participar y votar como se espera que lo hagamos hoy, se avanza en la conformación de ciudadanías renovadas que pueden llevar sobre sus hombros el reto de construir un país nuevo desde los consensos que se pueden alcanzar en procesos de participación y deliberación abiertos, incluyentes, organizados, realmente democráticos, en los que la moderación de los partidos será base de fortalecimiento de la vida pública.

De la ciudadanía que opina al poder ciudadano que participa y construye democracia hay un corto paso de evolución que corresponde a los partidos propiciar mediante los procesos de participación y formación de nuevos simpatizantes, militantes y electores, que nacerán de este interés que hoy despierta la actividad electoral y se fortalecerán en nuevos espacios públicos favorables al diálogo social y a la cimentación de acuerdos sólidos que incluyan a los colombianos como sujetos de construcción de vida pública y racionalidad democrática. Ese es el nuevo lugar al que podremos llegar: la amplia movilización de los simpatizantes de las distintas opciones electorales en juego en este proceso nos demuestra que la consolidación de la ciudadanía que soñaron los constituyentes del 91 es posible.

Coda: Como antes lo había enunciado, fortalecida mi decisión en su participación en los debates realizados, confirmo que el Partido Liberal representado por Rafael Pardo y Aníbal Gaviria tiene el mejor programa para el país. Vamos con ellos a hacer una Colombia justa.

Un comentario sobre “Poder ciudadano

    Andrea Catalina Gómez RIvera escribió:
    05/31/2010 en 4:55 pm

    En Colombia, es indigante ver como los candidatos compran votos, ofreciendo plata a cambio, o peor aún, ofreciendo panela, arroz con leche, coca cola, botellas de old parr.. etc.. Pienso que en este pais todavía nos falta cultura ciudadana, para no dejar comprar nuestra inteligencia, nuestra decisión, nuestro voto..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s