El liberalismo y las regiones

Posted on Actualizado enn

Por la exuberancia de nuestros mares, ríos, selvas, paramos, montañas, valles, llanuras, sabanas, se percibe la Colombia real, la Colombia profunda, el país donde están vivos los anhelos que nos hacen un territorio, una Nación. Allí están las riquezas culturales, los patrimonios que nos dan identidad como Nación, las gentes de esta patria pluridiversa y multicultural que con sus distintas tradiciones, costumbres, ideas, sueños, expresan diversas culturas difíciles de equiparar, ricas en la prodigalidad de sus prácticas, de sus manifestaciones vitales, en las esperanzas cotidianas que expresan sus niños y niñas. Allí están nuestros territorios, en torno a ellos, abundan la vida, la historia, la confirmación de nuestra potencialidad, la opción de un futuro de oportunidades para todas y todos los colombianos.

A esa Colombia que es mayoría invisible en los grandes medios de comunicación y en muchos de los discursos políticos, es a la que el Partido Liberal y las ideas socialdemócratas han representado a través de su historia, en el Gobierno, en el Congreso y en sus propuestas por un desarrollo incluyente, en el que la generación de riquezas lo sea de redistribución, de equidad para los habitantes y las regiones.

La presencia de Pardo y Aníbal en esa Colombia olvidada, en sus municipios más alejados, en los rincones olvidados de la Patria, en las riberas de los principales caudales del país, en las reuniones con los lideres y dirigentes regionales y locales, reconoce en sus visitas y en sus propuestas, esa diversidad y comprende que sólo es posible hablar de la Colombia vital, de la que invita a expresar nuevas ideas que incluyan a los compatriotas en las oportunidades de generación y redistribución de la riqueza, que hasta ahora se ha quedado concentrada.

La defensa de la autonomía, del fortalecimiento institucional de las regiones y del impulso a sus instituciones puede ser transversal a muchas propuestas. El liberalismo ha sido coherente históricamente con sus acciones efectivas y tiene propuestas para realizarlas hacia el futuro. El compromiso del Partido Liberal con la descentralización está representado en transformaciones históricas que nos enorgullecen y al mismo tiempo nos comprometen. De la conformación del sistema nacional de salud a la elección popular de Gobernadores; de la definición del sistema de control fiscal a la consagración del sistema general de participaciones, nuestra colectividad ha sido la gran impulsora de un proceso que aun sentimos incipiente en el camino a la autonomía regional, que habrá de constituir una sociedad incluyente, pacífica, abierta, participante, autónoma.

La descentralización de Colombia avanzó significativamente en las décadas de los ochenta y en los noventa, haciendo efectivas las reformas constitucionales que fortalecieron las finanzas territoriales mediante el impulso al sistema general de participación, desvirtuado por reformas tributarias, que abrieron paso a los retrocesos inmensos que los departamentos y municipios sufrieron en la última década, que afectaron su equilibrio económico y derivaron en el frenazo en el desarrollo general de las gentes, el sistema productivo y la infraestructura necesaria para la competitividad.

Con una ley de ajuste fiscal y financiero para el sistema central semejante a la promulgada para las regiones, sería posible obtener recursos importantes para el país. Pero la acción más trascendental para el fortalecimiento de la descentralización y la autonomía de nuestras regiones la propone el Partido Liberal para reformar el sistema tributario a fin de dedicar tres puntos del IVA a las regiones, ello sin afectar los productos básicos de la canasta familiar. La iniciativa entregaría diez puntos del IVA al nivel central y los tres puntos restantes a las regiones, que, de acuerdo con nuestro candidato Pardo, dejarían de depender de “rentas del siglo XIX que están relacionadas con el consumo de vicios y que de hecho no representan un ingreso estable para ellos”.

Entendemos, pues, que la descentralización se realiza en la gestión de nuevos recursos para las regiones, acción que será posible mediante una reorganización del gasto del nivel central, desordenado, desorbitado y carente de controles eficaces al uso de los recursos y a la eficacia de su destinación, porque no basta con garantizar que los dineros públicos se gasten limpiamente, es imperativo comprometerse con que se les utilice en atender las necesidades de las gentes.

Y como ha señalado Aníbal Gaviria, ésta sería uno de los pasos trascendentales en el camino de dar autonomía a las regiones, que recibirían sus recursos sin estar obligadas a pedir permiso al nivel central para realizar las inversiones necesarias para su desarrollo, esto sin menguar la capacidad de vigilancia del nivel central, que ha de servir como contenedor eficaz para el apetito de algunos gobernantes corruptos que derrochan los recursos del desarrollo.

La iniciativa sobre fortalecimiento financiero de las regiones como parte de un programa de gobierno integral e incluyente para toda Colombia, nos confirma en que la propuesta más completa y clara para impulsar el desarrollo de nuestra Nación está representada por Pardo y Aníbal, que también han demostrado su capacidad de gobernar con seriedad, criterio de equidad, eficiencia y oportunidad en la inversión pública y transparencia en sus actos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s