La ruta de las Asambleas Constituyentes

Posted on Actualizado enn

La vida en Antioquia vibra con las palpitaciones de los ciudadanos, mujeres y hombres al unísono, que abandonaron la comodidad de su privacidad y se comprometieron con sus familias en la construcción de la vida pública del Departamento a través de la Asamblea Constituyente de Antioquia, las asambleas constituyentes provinciales y las asambleas constituyentes municipales. Gracias a estos procesos, que han logrado una fluida comunicación de las veredas y barrios al gran centro Departamental se ha formado una red cuidadosamente tejida por gentes que se han comprometido con hacer de sus municipios, subregiones y de nuestra Antioquia, un mejor lugar para la vida común.

Aunque la red es más o menos visible según el interés de los gobiernos de turno por incluirla, ella está allí, es escenario de construcciones y como fuerza social es superior a la voluntad de unos cuantos, porque representa la potencialidad de los proyectos que se realizan no para alimentar vanidades individuales y sí para provocar la inclusión de todos los habitantes en el disfrute de nuestro maravilloso territorio, el desarrollo acordado, concertado. Esa es su ventaja. Entre los modelos que se han ensayado para impulsar nuevas formas de desarrollo regional y local que privilegien la construcción colectiva de los territorios porque desde ellos se construyen oportunidades y opciones para ganar calidad de vida, sin duda las asambleas constituyentes son de los más amplios y sólidos.

Como gobernador de nuestro Departamento tuve la satisfacción de avanzar en el proceso de Asamblea Constituyente de Antioquia que el gobernador Guillermo Gaviria Correa había impulsado en su primer año de mandato. Con honor, dignidad y mucho orgullo logramos instalar el encuentro que sesionó en el segundo semestre del año 2003 y recibir del distinguido grupo de copresidentes de esa Asamblea, el acuerdo, el pacto de la ACA, una importante guía que nos dejó las rutas de la equidad y la vida que Aníbal Gaviria afinó y siguió en su mandato.

El momento en que recogimos aquellas iniciativas ciudadanas para generar un nuevo modelo de desarrollo en Antioquia también tomábamos en nuestras manos de gobernantes los esfuerzos que en las nueve subregiones realizaba la ciudadanía de todos los sectores acompañados por líderes, académicos, dirigentes privados con amplia capacidad de entendimiento de la vida pública, ONGs y gobernantes locales, que tejieron los procesos constituyentes locales y provinciales ampliamente participativos y democráticos. Hoy Antioquia suma 42 procesos constituyentes municipales, forjados desde las bases mismas de lo local, vigentes en la mayoría de los casos por la vocación de los ciudadanos de consolidar su lugar participativo en la vida democrática más que por el interés de los gobernantes en fortalecerlos y consolidar sus proyectos de gobierno con el trabajo conjunto con la ciudadanía vinculada a la participación democrática.

Todos los ejercicios son ejemplares, pero han sido líderes, las asambleas constituyentes de Tarso y Marinilla que han transformado la vida en estos territorios desde la valoración del ser humano como centro de toda actividad, el reconocimiento del otro, de la política y el diálogo como sus opciones privilegiadas para conquistar la paz y la equidad. Además, nuestro Departamento tiene que enorgullecerse del proceso de la Asamblea Provincial del Oriente Antioqueño. Desde ese escenario de deliberación, el país ha encontrado una subregión que se reconoce como víctima de la violencia política pero esencialmente como actor político y social con una agenda de desarrollo territorial que incluye a sus diversos actores y que propone la generación de procesos de inclusión social, preservación ambiental, diálogo público

Estos procesos no pueden quedar sometidos a caprichos individuales o pensados como favores de gobernantes o partidos. La consolidación de nuestra democracia necesita de más ciudadanía que pueda tomar con responsabilidad, criterio, autonomía e independencia las decisiones que impactaran en sus vidas e incidir en aquellas de más amplio espectro. En algunos municipios y subregiones, el presupuesto participativo como ejercicio de cogobierno ciudadano se ha convertido en la cara visible de las asambleas constituyentes. Trabajaremos para que el presupuesto participativo como ejercicio de cogobierno ciudadano, sea una concesión que dependa de la voluntad del ejecutivo sino de la exigencia de una ciudadanía que logra que su aplicación se regule constitucional y legalmente.

El camino ha sido construido con las miradas, con las palabras de nuestras gentes de mar, de llanura y de montaña, de campo y de ciudad, de selva y de ribera, debemos continuar transitándolo juntos todas y todos tomados de las manos concertando rutas desde el hacer legislativo y desde el ejecutivo para que esa voz colectiva que surge desde las asambleas constituyentes construidas como agendas territoriales frente a temas que son tan locales como nacionales tenga representación en leyes y políticas públicas que consoliden el movimiento y legitimen sus decisiones y en acciones de control y seguimiento político que garanticen su existencia y fortalezas. La democracia es el camino y la voz pública en las asambleas constituyentes una de sus más efectivas rutas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s