Votaré por la democracia

Posted on Actualizado enn

Este domingo, los liberales que participemos de la consulta interna, recibiremos dos tarjetones, uno para elegir el candidato(a) único presidencial y con el otro tarjetón los directorios liberales departamentales -DLD-y municipales –DLM-, las asambleas liberales departamentales de juventudes –ALDJ-, los consejos liberales municipales de juventudes -CLMJ-, organismos responsables, entre otros, de guiar al partido en las regiones y las ciudades, dirimir sus conflictos con equidad y respeto por las partes, apoyar a las bancadas en las corporaciones públicas para que sus actuaciones sean coherentes con la plataforma ideológica y programática del Partido.

Esta jornada es histórica. Nos permite participar en la democracia para recuperar la institucionalidad de nuestros partidos, defender más opciones de gobernar el país, cambiar al Partido Liberal para renovarlo en su estructura. Confiamos en la presencia de militantes, simpatizantes y amigos que, como nosotros, quieren trabajar por un proceso que involucre a las nuevas generaciones y convoque a nuevos líderes que comparten con nosotros la convicción de que la actividad pública es de servicio a la sociedad y de esfuerzo por la equidad, el respeto a la vida, la vigencia plena de la democracia y la consolidación de la ciudadanía activa en una sociedad participante.

Votaré, y espero que sea la decisión mayoritaria de los liberales, por Aníbal Gaviria. Nadie como él expresa el anhelo de los colombianos porque los beneficios de la política de seguridad democrática lleguen a todos, mediante estrategias de equidad que resuelvan las gravísimas diferencias, que transformen el desconcierto de hoy en oportunidades y esperanza, que nos lleven al disfrute pleno de la vida común. Nadie como Aníbal tiene la juventud, la libertad y la trayectoria para emprender un camino de renovación del liberalismo para que recupere su vocación de partido de los colombianos, sin propietarios, sin representación de privilegios.

Aníbal Gaviria en este propósito requiere de unas DLD y DLM comprometidas con darle a la ciudadanía el poder que merece tener en el gobierno y en las instancias del Partido, es decir, cogobierno y corresponsabilidad ciudadana. Y esas DLD y DLM, a su vez, necesitan la confianza de que su trabajo será continuado por jóvenes formados en los principios de servicio público y en un proyecto ético-político y cultural con raíces en la historia liberal y proyección a la historia de nuestra sociedad. Para votar por en Antioquia y en los municipios a la DLD y a las DLM, por las listas de la Concertación de Matices Liberales –CML-, que acompañamos la precandidatura de Aníbal Gaviria Correa, marcaremos el número uno (1) en las cuatro casillas a saber: DLD, DLM, ALDJ y CLMJ.

El domingo vamos a acompañar la renovación, incluyendo a los jóvenes que han escogido dejar la comodidad de sus vidas privadas o el miedo a la participación, para vincularse con la renovación del Partido. Y cuando lleguen a las ALDJ y CLMJ estaremos a su lado para respaldar su formación como nuevos líderes para la vida pública del país, a fin de impulsar su desarrollo. La formación de jóvenes liberales que crezcan en el interés por la política y en el aprendizaje de lo público se constituye, pues, en un imperativo ético para quienes consideramos el servicio público como una opción de vida por la sociedad.

Si las malas acciones de los partidos políticos se han convertido en la norma y no en la excepción, es por la ausencia de una ciudadanía dispuesta a jugarse por mantener la política como escenario de la vida pública y construcción del bienestar colectivo, no como instrumento de intereses personales o de legitimación de prácticas delictivas. Durante los últimos meses hemos comprometido nuestros esfuerzos en el impulso de la participación ciudadana en el proceso electoral. Nos alegra haber encontrado amplia respuesta e interés entre las gentes y sé que ellas, van a traducir su participación hoy, en un ejercicio vigorizante de ciudadanía.

Estamos, pues, en un momento histórico para la democracia. La ciudadanía liberal tiene en sus manos la oportunidad de iniciar la transformación del Partido que las bases sueñan y han reclamado. Abrir los partidos a la democratización, la inclusión, la participación colectiva transparente, para que vuelvan a ser faros y guías morales, es un reto ciudadano. Cada uno tiene en sus manos el máximo poder de la democracia: el voto. Y cada uno puede emplearlo para hacer grande al país. Disfrutaré de mi derecho y ejerceré mi deber con la convicción de que todos somos responsables de impulsar los cambios que harán mejor al Liberalismo y nos permitirán avanzar decididamente en la construcción de una nueva cultura política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s