De incoherencias y doble moral

Posted on Actualizado enn

En entrevista publicada el pasado 29 de agosto en el Periódico El Espectador, el precandidato a la Presidencia Rafael Pardo negó que el diputado César Pérez García esté en su campaña: “Otro de los señalamientos que se han hecho tiene que ver con la presunta colaboración que en Antioquia le presta a la campaña de Rafael Pardo el ex congresista César Pérez García, involucrado en la investigación por el asesinato de Galán”. “Él no está en mi campaña. Todos esos rumores no son más que una pelea regional de Antioquia y que Aníbal Gaviria quiere trasladar al ámbito nacional”, enfatizó Pardo. “Pero no me voy a meter en ese tema”.

Esta semana en la W radio el doctor Pardo dijo que ya le habían hablado en cuatro oportunidades del tema y reiteró: “César Pérez no está en la campaña”. ¿Por qué niega un precandidato a la Presidencia de la República a uno de sus más leales escuderos? El doctor César Pérez está trabajando arduamente en su campaña, así lo podemos confirmar quienes hemos recorrido el departamento promoviendo la consulta del Partido. Pero si queda alguna duda los invito a visitar la página web: www.liberalismodeantioquia.com.

De nada le sirvió al ex congresista Pérez García publicar en medios que no está involucrado en la investigación por el asesinato de Galán, de todas formas el doctor Pardo lo seguirá negando como miembro o activista de su campaña. Deben haber recordado que Pérez García fue despojado de su investidura de congresista por que incurrió en conflicto de intereses. A raíz de esa determinación, la Convención Nacional Liberal de 1994, cumpliendo con sus estatutos, lo expulsó. Sin embargo, en el 2006, no sabemos bajo qué argumentos, contrariando esa directiva adoptada en forma democrática, el liberalismo le devolvió sus derechos de actuar en el Partido, a pesar de que no puede aspirar al Congreso. Lástima que la memoria sólo se recuperó para una campaña nacional.

Después de perder su investidura y por los vacíos legales y la falta de un régimen departamental, César Pérez ha sido elegido en los períodos sucesivos, diputado de Antioquia, ocupando incluso la presidencia de la Duma, cargo en el cual violó la ley, como lo confirmó el Juzgado 19 Penal del Circuito de Medellín en primera instancia, siendo condenado a 9 años de prisión por los delitos de celebración de contratos sin cumplimiento de los requisitos legales, peculado por apropiación y falsedad ideológica en documento público, y en segunda instancia, la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín ratificó la comisión de los delitos y el fallo condenatorio. Hoy el proceso está en el Juzgado 9 Penal del Circuito de Medellín, a quien le corresponde proceder con la decisión de hacer efectiva la detención.

Acostumbrados como estamos los antioqueños a las maquinaciones del señor Pérez García, al cinismo abusivo con que gestiona lo público, en un acto que es demostrativo de su forma de actuar, no sólo sigue asistiendo a la Asamblea Departamental sino que insiste en conservar sus derechos políticos dentro del Partido Liberal. Se inscribió para la Consulta en el segundo renglón de la Lista 6 a la DLD. Insólito, además, que un dirigente como el concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos, que en el pasado lo enfrentó y denunció los delitos por los cuales hoy es condenado, cohabite con él en el segundo renglón de la misma lista 6 en el municipio de Medellín, para la DLM. Gajes de la política, dirán algunos; incoherencias éticas, señalamos otros.

Ya el concejal Guerra Hoyos, quien guarda hoy un profundo silencio ante las denuncias de varios diputados por los abusos y atropellos del gobernador Ramos, había mostrado su incoherencia con el apoyó que le brindó al candidato Ramos, no obstante haber realizado una huelga de hambre para que el entonces senador Ramos y otros representantes de Alas Equipo Colombia perdieran su investidura. Ante este hecho, el periodista Alberto Casas Santamaría en la W radio expresó: “… El doctor Bernardo Alejandro Guerra no apoya a los candidatos por sus propuestas sino que apoya a los que menos odia”.

Volviendo al tema del diputado César Pérez García, la Fiscalía acusó y dos instancias de la justicia han encontrado la culpabilidad. Existen restricciones especiales, constitucionales y legales, que aplican para nuestra colectividad, adoptadas en el Código Disciplinario del Partido, Artículos 28 y 29, que rezan claramente quienes no pueden aspirar a cargos dentro del partido: los que hayan sido condenados mediante sentencia ejecutoriada a pena privativa de la libertad; quien se encuentre en interdicción judicial o inhabilitado por una sanción disciplinaria, administrativa o penal. El reclamo de coherencia, de respeto por el proyecto ético liberal, tiene todo que ver con la DNL y compromete la credibilidad del Partido.

¿Será que prevalecerá en el país una doble moral para conseguir soterradamente los votos? Al fin y al cabo, después de un tiempo, desafortunadamente la sociedad termina legitimando actuaciones en las que el fin justifica los medios; esa doble moral a la que se refirió esta semana la también precandidata liberal Cecilia López, quien hizo un duro cuestionamiento sobre la falta de autoridad moral del Partido Liberal, dada su tolerancia con caciques cuyas historias de corrupción avergonzarían a cualquier organización digna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s